sáb. May 25th, 2019

UN PASO PA’TRAS Y DOS PA’LANTE

POR MARIELIS FUENTES

@MARDALUNAR / FUENTESMARIELIS@GMAIL.COM

Desde el estallido social de aquellos conocidos disturbios de Stonewall, Nueva York (1969), hasta nuestros días, la lucha por los derechos esenciales de quienes transgreden las normas que pretenden encadenar la sexualidad ha tenido grandes conquistas, abriéndose paso también entre algunos retrocesos.

Antes de terminar 2018 Tailandia sorprendió al mundo con el respaldo que dio a la comunidad LGBTI al aprobar el matrimonio igualitario, adelantándose a Taiwán, quien aún espera definir su aprobación definitiva. Esto convierte a Tailandia en el primero del continente asiático en reconocerlo legalmente, en una región donde aún, en muchos lugares, la homosexualidad y el lesbianismo son criminalizados. Un crecimiento notable de participación política gubernamental LGBTI florece en distintos lugares del mundo. Pa muestra la cantidad de candidaturas presentadas de cara a las últimas elecciones de medio período en los Estados Unidos, donde resultaron elegidas figuras gays y lésbicas como el gobernador de Colorado Jared Polis y la congresista de Kansas Sharice Davids, esta última, además, indígena norteamericana. Y qué decir de México donde, tras la asunción del presidente Manuel López Obrador, por primera vez una lesbiana visible y públicamente asume como senadora de la aguerrida república de Zapata y Frida Kahlo.

Pero no todo es pan de piquito pa la disidencia sexo género-diversa mundial. En Nigeria, hace pocos días, 11 mujeres fueron arrestadas por protagonizar una boda lésbica simbólica, osadía que el gobierno de ese país africano condenó con cárcel para todas las implicadas por “promover la indecencia” del amor entre mujeres, ¡habrase visto tamaña cosa! Y cómo dejar de lado el tremendo retroceso en Brasil, país récord en crímenes contra personas LGBTI. Allí el facho perdón: racista, misógino, homófobo confeso de Jair Bolsonaro, ahora presidente, no llevaba ni 24 horas como mandatario cuando ya había excluido a la comunidad LGBTI de las directrices de DDHH y de las instancias para la prevención de la discriminación. El muy cristiano declaró guerra a muerte contra lo que algunos sectores conservadores han dado en llamar, erróneamente y con mala intención, “ideología de género”. Habrá que ver si el movimiento no binario, las favelas y la lucha popular brasileña se lo permiten.

Mientras tanto, la que puede darnos una noticia alentadora es nuestra hermana Cuba. De aprobarse la reforma constitucional dejaría explícito en su texto el respeto al matrimonio entre personas sin importar lo que estas lleven entre las piernas. Por ahora, en Venezuela seguimos avanzando detrasito del resto. Tan tímido es el avance, que a veces da a pensar que esperamos por el mundo para tomar la acción definitiva que salde la deuda histórica. Amanecerá y veremos, entre plumas nos reconoceremos.

 

F/EpaleCcs

ILUSTRACIÓN JUSTO BLANCO

 

Deja un comentario