mié. Dic 12th, 2018

ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE

ALEXIS BOLIVAR

rompiendolanorma@gmail.com

Con la toma de posesión del presidente de la República Hugo Chávez Frías, el pueblo asumió un compromiso de refundar la patria, el gran objetivo histórico fue crear una verdadera democracia participativa y protagónica, hoy 18 años después, Nicolás Maduro toma esta iniciativa con la finalidad de garantizar la preservación de la paz y sentar las bases para una estabilidad política, económica y social en nuestro país.

La Asamblea Nacional Constituyente nos convoca a un gran dialogo nacional, al entendimiento y al respeto mutuo, nos llama a deponer las armas y sumarnos a una batalla de ideas y a construir las reglas del juego de un sistema político que nos permita profundizar la democracia, pero para ello es necesario la paz, la paz que nos garantice la mayor suma de bienestar sin ningún prejuicio.

Una paz que nos lleve a disfrutar los derechos humanos en todos los aspectos de la vida, que nos permita desarrollar libremente nuestra personalidad, a un reconocimiento legal de la identidad de género de las personas que lo ameriten, una paz que no nos someta a presiones para ocultar o negar nuestra orientación sexual o nuestra identidad de género.

En el nombre de la paz, se debe asumir una economía post petrolera que parta desde la integración de aquellas personas que carecen de una independencia económica y son  obligadas asumir la explotación sexual como modo de sobrevivencia. Se debe generar condiciones para desarrollar estas fuerzas productivas a fin de garantizar una mayor igualdad de oportunidades de empleo, así como, la inclusión y participación en escenarios reales para la construcción y la participación a la soberanía productiva del país.

El peor enemigo de la democracia  es la impunidad. No debemos olvidar que nuestras muertes siempre han terminado como crímenes pasionales y no como crímenes de odio, hay un retraso enorme en las normas legales que dictan la manera de cómo abordar estos casos y terminan muchos expedientes archivados y sin esclarecer. El sistema de justicia debe erradicar la impunidad sobre los crímenes de odio por homosexualidad e imponer duras penas a los criminales.

La invocación al poder constituyente originario debe ser la  base primordial para la construcción de un país libre de prejuicios, donde se asuma un Estado al servicio de la ciudadanía y no a los intereses de una religión, donde se transcienda las políticas públicas mas allá de los limites heteronormativo. Un Estado encaminado a una educación liberadora, una educación sexual eficaz libre y responsable, respetando las diversidades en todos sus ámbitos.

CARACAS / DISTRITO CAPITAL

Deja un comentario