El Ministerio de Justicia trabaja en un protocolo que le permitiría a las personas privadas de libertad transgénero estar en una cárcel de acuerdo a su identidad de género, es decir, los hombres que se sientan mujer podrían pasar a una cárcel de mujeres y viceversa.

Marco Feoli, viceministro de Justicia, dijo que el plan ya está bastante avanzado y se espera que esté terminado en noviembre próximo.

“Es un protocolo de actuación que se enviaría a los centro penales, ya nosotros tenemos varios meses de estar trabajando en el protocolo y estamos en la redacción final.

“Ayer se reunieron varios asesores del despacho con miembros del Instituto de Criminología y gente de la dirección de Adaptación Social para hacer algunas recomendaciones finales”, contó el jerarca.

Feoli dijo que los cambios beneficiarían a una población que siempre ha sido discriminada.

“Nosotros tenemos otros grupos minoritarios de personas como indígenas, personas discapacitados y la población LGTBI ha estado históricamente marginada y por eso estamos tratando de dar mayor sensibilización sobre el tema.

“Queremos que estas personas conozcan sus derechos y que no haya ningún tipo de discriminación y para eso también estamos capacitando a nuestros funcionarios”, agregó.

El viceministro asegura que la opción de que las personas ‘trans’ pidan estar en una cárcel de acuerdo con su identidad de género no debería sorprender a los ticos.

“Nosotros estamos trabajando paralelamente con el Instituto de Criminología par poder hacer eso, que es lo que se hace en los países desarrollados.

“Lo que queremos es que estas personas puedan ejercer libremente su orientación sexual, puedan compartir con sus parejas y puedan tener una visita íntima como cualquier otra persona”, aseguró.

Capacitación

Como parte del protocolo este miércoles varios funcionarios del ministerio y de la Policía Penitenciaria recibieron una capacitación por parte de la organización Transvida.

“Actualmente existen muchos perjuicios hacia la población LGTBI y todo eso hay que eliminarlo y esta capacitación nos va a permitir avanzar en esa sensibilización”, argumentó Feoli.

Las autoridades esperan que poco a poco las personas con preferencias sexuales distintas a la de la mayoría se sientan más a gusto en las cárceles y esto les haga más llevadera la condena que descuentan.

T/Rocío Sandí

F/LATEJA.CR