mar. Jun 18th, 2019

Prohíben por decreto hablar de diversidad sexual en colegios católicos de La Plata

El arzobispo de La Plata Monseñor Aguer, a través del decreto 096/2017, prohibió ayer “expresamente” a los colegios católicos de esa ciudad hacer referencia a la “teoría de género y a los textos que la sostienen” porque le “compete velar por los niños”.

Para Aguer, la cuestión de género es una ideología “que pretende negar las diferencias biológicas entre el varón y la mujer, de modo que los alumnos puedan discernir rectamente y no sean arrastrados por este error”, advirtió el sacerdote.

En el decreto destacó que “periódicamente llegan a este arzobispado quejas respecto de la transmisión de cuestiones esenciales en diversas asignaturas”, por lo que a través del documento estableció “orientaciones”, tanto para los colegios que dependen directamente de la Arquidiócesis de La Plata, como para los pertenecientes a congregaciones religiosas.

Desde anoche las organizaciones de la diversidad sexual así como activistas feministas y LGBTI han manifestado su repudio en lo que consideran otra afrenta contra los derechos.

“Estimado Monseñor Aguer: lo que pretendemos borrar es sólo la parte en que esas diferencias se transforman en jerarquías, y a la nuestra le toca la discriminación, la violencia y la muerte.
Lo que usted está mandatando, además de fomentar el odio, viola varias Leyes Nacionales, construidas constitucionalmente sobre el consenso social, no sobre las creencias de algunxs”, dijeron desde 100% Diversidad y Derechos.

Franco Torchia entrevistó a Aguer en el mes de diciembre de 2016. Fue una entrevista extensa, que salió al aire en enero en el programa No se puede vivir del amor.  En diálogo con Presentes, Torchia dijo:
“Es una nueva confirmación de sus postulados. Aguer es muy escénico y muy propenso al batifondo de la prensa, busca ese batifondo a través de sus editoriales en el diario El Día de La Plata y en Radio Provincia, la radio pública donde está desde hace años. El decreto dice lo que sigue diciendo la catequesis, lo que me leyó en aquella entrevista. Es la misma catequesis mundial que distribuye la Iglesia en sus colegios. Hay algunos sacerdotes y escuelas que omiten esos fragmentos. 
 Lo que este decreto estipula es que no pueden no hacerlo. Es un decreto de la máxima autoridad en la provincia de Buenos Aires. Confirma algo que viene ocurriendo en la mayoría de las escuelas católicas de la provincia de Buenos Aires, fuertemente subsidiadas por diversas gestiones -que le quitan fondos a la educación pública-. El valor de cambio es esta doctrina. 
 
 Aguer está en funciones desde el 98, asumió con Duhalde. Ningún gobernador de la provincia, ni Ruckauf ni Solá Scioli ni Vidal hicieron nada por siquiera suavizar sus posturas. Por el contrario, lo han obedecido.
 Discuto cuando dicen que es un personaje fuera de registro, encerrado en el obispado y sin influencia. Mentira. Tiene incidencia directa. La nota que le hice tiene a mi criterio algo que al periodismo general no le interesó: él asume su influencia frente a Vidal y a Scioli de frenar el protocolo de aborto no punible. Tiene modos que no son franciscanos, ni son populistas. Todo lo que dice Bergoglio es lo mismo que dice Aguer, pero suena de otra forma. Esta abominación de Aguer de la teoría de género y contra el matrimonio igualitario es el reflejo directo del Vaticano y de las creencias de la Iglesia.
 ¿Qué violencias concretas esto alimenta en un territorio como La Plata o la provincia de Buenos Aires? Con lo golpeada y segmentada que está en ataques a la población LGBTI. Este gesto no hace más que alimentar esas violencias y empujarlas. Es estar empujando al delito. Aguer es un delincuente en la medida que viola leyes vigentes en el estado de derecho. Es una figura jerárquica de un Estado que está por encima de los Estados. Sostenido con fondos públicos”. 

En los últimos meses, en la ciudad de La Plata se han mutiplicado los ataques de odio contra parejas gays y personas trans en la vía pública, así como actos de discriminación.

El decreto completo

VISTO

Que en los colegios católicos los alumnos deben recibir una educación integral basada en la doctrina de la Iglesia, de modo que sean formados en la visión cristiana del mundo y adhieran a ella con el pensamiento y el afecto; y

CONSIDERANDO

Que me compete velar para que en los niños, adolescentes y jóvenes no se frustre la finalidad propia de la educación católica; y que periódicamente llegan a este arzobispado quejas respecto de la transmisión de cuestiones esenciales en diversas asignaturas; por el presente documento establezco que tanto en los colegios que dependen directamente del Arzobispado de La Plata, cuanto en los pertenecientes a congregaciones religiosas, se observen, con toda fidelidad y diligencia las orientaciones que señalo en los siguientes acápites:

1. La Enseñanza Religiosa Escolar y la Catequesis tienen como referencia doctrinal insoslayable el Catecismo de la Iglesia Católica y el Compendio del mismo. Los textos que se usen y las explicaciones de los profesores y catequistas deben ajustarse siempre a aquellos instrumentos para mostrar a los alumnos, sin ambages, la verdad católica, con los métodos y actividades que correspondan a la edad de los educandos. Se les ha de ayudar, asimismo, con igual cuidado, a que adviertan los errores y comportamientos desordenados que se difunden en la cultura vigente, para evitar incurrir en ellos. En el Catecismo se encuentra también la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana y sobre la justicia social, temas a los que se refieren los puntos que siguen.

2. En lo que respecta a la Educación para el amor, la castidad, el matrimonio y la familia, sígase puntualmente lo que he establecido en “El orden del espíritu en la sexualidad. Aportes preliminares al ordenamiento de la educación sexual en la escuela”. Prohíbo expresamente que en esta área tan delicada y bella se recurra como fuente de inspiración a la “teoría de género” y a los textos que la sostienen. En el momento oportuno hay que exponer con argumentos sólidos una crítica de esa teoría, hoy ampliamente difundida, que pretende negar las diferencias biológicas entre el varón y la mujer, de modo que los alumnos puedan discernir rectamente y no sean arrastrados por este error.

3. Las asignaturas referentes al orden social, político y económico, cualquiera sea el nombre que les atribuya el currículo oficial deben inspirarse en el Catecismo y en el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, publicado bajo la autoridad de San Juan Pablo II el año 2004.

Espero de los Representantes Legales, Directivos, catequistas, capellanes y docentes el cumplimiento de estas disposiciones con sinceridad, prudencia sobrenatural y caridad.
Encomiendo a la Junta Regional de Educación Católica la inspección permanente, en el orden doctrinal y el pedagógico, de estas indicaciones, para que se asegure la plena identidad católica, tanto de las instituciones que se encuentran bajo su inmediata dependencia, cuanto de los colegios pertenecientes a congregaciones religiosas, cuyos alumnos, en cuanto tales, son fieles de esta Iglesia Particular.

Dos observaciones finales:

Lo que prescribo en este decreto vale, y con mayor razón podría decirse, para todos los Institutos Superiores de formación existentes en la arquidiócesis, sin excepción alguna.
De acuerdo a lo establecido por San Juan Pablo II en la Constitución Apostólica Fidei depositum, del 11 de octubre de 1992, el Catecismo de la Iglesia Católica es un instrumento válido y autorizado al servicio de la comunidad eclesial y como norma segura para la enseñanza de la fe. A ningún docente le está permitido transmitir lo contrario de lo que en él se contiene, y a su tenor debe juzgarse la validez y licitud de textos o apuntes ofrecidos o recomendados en uso a los alumnos.
Sin que obste nada en contrario.
Dado en nuestra Sede Arzobispal de La Plata, a catorce días del mes de septiembre del año del Señor 2017, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.
Decreto N° 096/ 2017

Por: Agencia Presentes

Deja un comentario