sáb. May 25th, 2019

Sueño de universitario

El alba sodomiza sin indulgencia los restos de la oscuridad aterciopelada, de una noche dejada ya atrás. Para dar paso a una débil luz naciente, que poco a poco, con la gallardía de un caballero medieval, va conquistando el nuevo día. Un varonil haz de luz, como un chorro de oro líquido, entra furtivamente como un ladrón por la ventana de Jon, para acariciar lascivamente el sensual cuerpo juvenil de este universitario que yace dormido entre sábanas de raso negro, dando a su piel un color alimonado.
Su rítmica respiración, juega con la fantástica musculatura que cubre su pecho de satén, engalanado por unos tiesos y duros pezones amelocotonados. Salpicado por un vello juvenil que se desliza insinuosamente por el centro de su tórax como una lujuriosa serpiente en busca de la fruta prohibida, para perderse en el frondoso bosque de negros árboles que custodian el tesoro de su virginal sexo. Con altanería, esconde entre las sábanas una gran erección matinal, llenando su rosado prepucio de líquido seminal. El largo y sedoso pene de Jon, no cesa de lubricarse al verse en su húmedo sueño entre los fuertes brazos de su capitán que bajo la luz de la luna, lo tiene prisionero en el suelo de la fragata de guerra con la que surcan el mar rompiendo las embravecidas olas. En su cara nota el caliente aliento del capitán, que con sus manos de marinero, va desabrochando uno a uno los botones plateados de la bragueta de sus pantalones blancos de grumete… El reflejo de la luna en la barba de plata del capitán, hace que Jon se de cuenta que éste es su profesor por el que bebe los vientos desde que entró en la universidad… En clase, cada vez que la mano del profesor roza la suya con cualquier absurdo pretexto, Jon siente en su estómago las cosquillas del revoloteo de miles de mariposas azules que lo transportan del sufrimiento al éxtasis en segundos.
Al notar la humedad de la lengua de su profesor – marinero, lamiendo y besando su cuerpo, en cada poro de su piel florece una gota de amor haciendo que su lujuria se desborde de golpe para convertirse en un mar que se rompe en olas de plata… Jon se siente esclavo de la dictadura de esos dedos marineros que le hacen sentir una explosión de sensaciones a través de sus varoniles caricias, oliendo el perfume de la felicidad. Sólo desea que ésa mano que le hace entrar en el cielo le abra la puertecita de su pecho y le saque su aterciopelado corazón rojo, para guardárselo en el sagrario de su propio pecho.
La sensación de infinito placer que siente su falo endurecido hasta dolerle, hace que moje las sábanas de raso que cubren la desnudez de su joven cuerpo… Los bellos ojos verdes cargados de poesía, que habían estado cautivos de sus párpados de largas pestañas quedan inundados de una luz tan clara, que parece que los latidos de su corazón puede romperla como si fuese un cristal. Jon se levanta de la cama con una lujuriosa sonrisa al ver la acartonada mancha de semen en sus sábanas, acariciándose sensualmente su aún erecto pene. Se dirige a la ducha, pensando en su profesor – marinero. Al que cada noche ama de nuevo en sueños, regalándole su virginidad. Y al que verá esta mañana en la universidad.

Jaume Serra i Viaplana.
Escritor y modelo. Activista Pro-derechos Gay

Fotografía : Andrés Mauri.
www.queerdarkphoto.blogspot.com
Modelo: Jaume Serra i Viaplana.
jacobbarcelona@gmail.com

Deja un comentario